«En este Día Internacional del Migrante, comprometámonos a dar respuestas coherentes, amplias y basadas en los derechos humanos, guiándonos por la legislación y las normas internacionales y un empeño compartido en no dejar a nadie atrás.»

Mensaje del Secretario General, Ban Ki-moon en el Día Internacional del Migrante
18 de diciembre de 2015

Traductor / Translate

.

jueves, 5 de diciembre de 2013

Internacionalización... una necesidad enriquecedora

Internacionalizar tus productos o servicios hace tiempo que dejó de ser una quimera. Y lo aseguramos desde ATA, nosotros que representamos a los pequeños empresarios, a los autónomos, a aquellos que parece, a primera vista que no están preparados ni tienen capacidad real de salir a eso que se llama el ‘extranjero’, como si del coco de los niños se tratara.

Pues no. Exportar, internacionalizar tus productos, servicios y dedicación está al alcance de la mano de cualquiera. Solo que hay que saber hacerlo, y ya de paso, hacerlo de manera responsable. La Fundación Cepaim, junto a ATA, plantea el próximo 9 de diciembre un encuentro en el que intentaremos dar a conocer los pasos necesarios a la hora de llevar a cabo un proceso de internacionalización, teniendo en cuenta la gestión de la diversidad y responsabilidad social para que este proceso se desarrolle de manera sostenible.
Iniciar un proceso de internacionalización como alternativa a las dificultades económicas, se ha convertido en una opción que necesita ser  debatida y reflexionada. Lo primero que hay que tener en cuenta es que internacionalizar un producto no es aprender alemán y abrir una franquicia en el centro de Berlín, como no consideramos abrir una delegación en otra comunidad autónoma dentro de España un proceso de expansión al uso. Un emprendedor debe tener en cuenta que no hay más trabas que las que uno se quiera poner a la hora de moverse por Europa, y eso incluye el pueblo vecino, la provincia colindante, el país fronterizo o el último rincón de los miembros de la UE.

Añadir que en relación a la gestión de la diversidad, hay que tener en cuenta que no sólo se desterritorializan las empresas sino también las personas. En este contexto la diversidad de las plantillas se convierte en una fortaleza, que bien gestionada, puede generar oportunidades de apertura a los mercados globales, y minimiza las dificultades que pueden suponer el desconocimiento de los códigos culturales, el idioma y de aspectos logísticos, sociales y comerciales, propios de los países de destino. ¿Una inversión? Por supuesto. Invertir en personal, formación e internacionalización debe ser un todo que nace en el propio autónomo. Que, además, debe tener un proyecto a largo plazo. Quizá el mayor inconveniente. Internacionalizar supone salir del confort habitual de tu espacio, en el que te mueves habitualmente, y creer en ti mismo.

Todo unido, si ha de ser sostenible en el tiempo debe ser también coherente con las políticas de responsabilidad social. Esta es una exigencia ética que se materializó en el Pacto Mundial propuesto por la ONU y que exige a las empresas respeto por los Derechos Humanos, el mantenimiento de condiciones laborales dignas, respeto por el medio ambiente y un compromiso de lucha contra la corrupción.

Se entiende que las empresas que se adhieren al pacto comparten estas convicciones y prácticas empresariales, con lo cual contribuyen a la construcción de un mercado global más estable, equitativo y sobre todo sostenible.

¿Cómo sabe un autónomo por dónde empezar?

Sencillo: nos vemos el lunes, a partir de las 17 h., en la sede de ATA (calle cedaceros, 3, 2º planta.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario